Twitter se muere

Twitter se muere

Twitter se muere

¿Realmente se muere? – Spolier (al final del post me mojo) – Puede que no, o puede que al menos no del todo, aunque sí que podemos ver algunos signos preocupantes. El más notorio es de los perfiles falsos, otro menos preocupante a primera vista (al menos para muchos usuarios) es como Twitter va cerrando su API sobre sí misma.

Siempre he defendido que Twitter era una red de contenidos más que una red social, y eso es lo que más me gusta. Me parece curioso que sea precisamente su lado social el que parece estar matando a Twitter.

Para simplificar, resumo cada pequeña herida de muerte que le vamos haciendo a Twitter, además de las que Twitter se auto-inflige.

Usuarios falsos: esta es la razón más clara, absurda e innecesaria de todas. Está provocada por marketeros de poca altura y ególatras a partes iguales. Los usuarios falsos son una de las peores amenazas de Twitter, dado que inciden en los aspectos fundamentales de los contenidos: expansión y relevancia.

No consigo imaginar cómo alguien decide comprar followers y a la vez querer extraer conclusiones de los pocos datos que va a obtener de menciones, followers, RTs y expansión y reputación. Si lo poco que se obtiene además lo contaminas con cuentas falsas debe ser todo un reto hacer algo de métrica y monitorización, sobre todo para PYMEs y profesionales, que no suelen pagar costosas licencias de software de monitorización y análisis de reputación.

Comprar un follower es mentir, pero sobre todo es mentirse a uno mismo… O peor, a nuestro (poco avezado) cliente. Comprar followers no sirve de nada, complican la cuenta y reducen cualquier métrica y además usan unas fotos horribles. ¿Hay bases de datos de imágenes feas para twitteros falsos o qué?

Followback automáticos: (confieso que he caído, en mis tiernos inicios de twittero). Seguir a alguien para no perderlo como follower es un síntoma de inseguridad y denota una clara falta de objetivos. No te ayudará a crear comunidad ni a fortalecer tu red de contactos. Además, complica mucho el análisis de tu comunidad. Caer en ese juego no fortalece más que tu ego durante los 3 días que te seguirá antes de que no le hagas followback. Seguir a alguien para obtener un followback es caer en la “falsedad sobrevenida del follower”.

Sin entrar en el engagement (muy confundido con el excitement): seguir a alguien al que no lees es tener un follower falso, no te va a leer ni va a ampliar tu mensaje.

Es realmente escandaloso escribir #followback en la Bio de Twitter, equivale a decir: “Hola soy un número más”

Automatismos: Twitter ha visto el peligro y de hecho está acotando este “campo de minas”. Los automatismos son muy interesantes para algunos objetivos en Twitter, como monitorizar tweets y conversaciones, hacer informes, enviar alertas, reenviar links, posponer tweets. Pero automatizar en exceso (dedicarte simplemente alimentar tu Buffer y/o IFTTT hasta hace poco) para crear conversación no es el mejor camino.

Una cosa es regular mínimamente tus tweets, o hacer coincidir un tweet con un hecho futuro, y otra muy diferente es automatizar envíos infinitos esperando a ver resultados. No es conversación, no es curación de contenidos y a la larga difuminas tus propias posturas sobre ciertos temas, al acabar tuiteando prácticamente de cualquier cosa.

Seguramente el hecho de tener una cadencia y una presencia continua en Twitter beneficia tu exposición global, pero un exceso denota falta de conversación, criterios propios y representa un nulo filtro para tus followers. Hoy en día hay un clarísimo exceso de tweets automáticos, que hace que ya casi nadie lea su TL al estar muy ocupado automatizando.

Nota: RoT -> RSS on Twitter: Este efecto es el contrario del automatismo. Confundir Twitter con un RSS es otro gran problema, he visto gente enviar 10 tweets seguidos. O falla su programación, o fallan sus objetivos.

El exceso de personal branding: alguien decidió (probablemente Klout) que da más reputación hablar de un tema que conversar sobre el mismo. Y entonces mucha gente se dedicó a hablar del famoso tema sin entrar a conversar.

Asumimos muy fácilmente que tuitear sobre ciertos asuntos nos da prestigio y autoridad sobre los mismos (basta con enviar un link!). Y asumimos también que al hablar con alguien de ese tema nuestra postura sólo será leída por la persona con la que estamos debatiendo.

Es decir, cuando tuiteamos sobre un tema todos nos leen (y nos valoran!). Y cuando conversamos con alguien en twitter no sólo tengo que exponerme más, sino que además sólo me va a leer esa persona. Así que ¿Para qué arriesgarme?  

Ambos planteamientos creo que son erróneos: no es educado entrar en la conversación de otros, pero cuando alguien conversa sobre un tema normalmente mide mejor lo que opina y deja su reputación bajo el yugo de la calidad de su opinión. Así que ya puestos a buscar información, es más útil buscar entre las conversaciones reales que entre los tweets programados con el último artículo del blog de moda que todos están enviando a su Buffer.

Twitter cierra las puertas a su propio ecosistema, a quienes le hicieron grande: imagino que todo comenzó cuando Twitter decidió que Google no iba a poder seguir buscando tweets en tiempo real y le salió bien la jugada. Tras esta osadía, al ver que podía con Google se animó a cerrar su API a Linkedin, en parte a Instagram, a ciertos clientes de Twitter, a servicios de fotos, de análisis, automatismos, etc.

Algunos (pocos) de sus movimientos son lógicos, sólo pretenden rentabilizar su propio ecosistema. Pero otras acciones, como limitar en exceso las peticiones por hora, o crear listas blancas de apps, e incluso restringir a desarrolladores servicios que Twitter no ofrece me parecen exageradas.

Twitter intenta conservar 2 cosas:

  • Su negocio, y sus posibles líneas de negocio futuras. Hasta aquí correcto con matices.
  • La esencia de Twitter: eliminando aquellos desarrollos que presentaban servicios paralelos (por ejemplo las apps para compartir imágenes) o bien que rompían la esencia de la conversación (IFTTT). Aquí ha fallado, aunque entiendo su preocupación.

Puedo entender que cierres el grifo a ciertos automatismos, o a un número de solicitudes abusivas, pero echar del ecosistema a apps paralelas y tangenciales es abusivo y va en contra de lo que hizo grande a twitter.

¿Bueno, pero se muere tiwtter o no? Opino que sí, al menos como me gustaría que fuese, por que lo arriba mencionado como problema sí que funciona en Twitter. Quizás esto mejore a largo plazo. Pero no nos engañemos, se venden followers por que la gente los compra, lo de tuitear cada cierto tiempo funciona para quienes no buscan calidad si no exposición, y los DMs automáticos siguen existiendo pese a que son un pecado en sí mismos.

Se ha jugado en exceso con tweets patrocinados (sin declararlos como tales), se han pagado opiniones, se ha amenazado con emitir opiniones falsas negativas si no se consiguen favores, y hemos declarado amor eterno a las marcas por descuentos ineriores a 3,99 €.

Twitter acabará siendo aún más divertido pero muy poco fiable. Y entonces será una red de contenidos no fiable… o sea, una red social más. Ojalá esto no ocurra.

Post publicado originalmente en: http://davidjgb.posterous.com/

Anuncios

6 pensamientos en “Twitter se muere

  1. Hola David,Me he leiído el Post, por que creían que el titulo era sensacionalista y que me iba a encontrar un POst “vacio”. ( lo he de reconocer!! ;-)Pero me he llevado una grata sorpresa…. Creo que señalas muchos “problemas” que seguramente “asfixian” a Twitter, pero también es cierto que es su crecimiento, popularización y “posición de poder” el origen de muchos de sus “males”

  2. Me alegro de que te haya gustado! 😉 Soy consciente de que el titular era llamativo, pero me alegro de no haber defraudado! Tienes razón en que su popularidad y crecimiento es una de las razones por las que se muere tal y como lo conocimos, o bien cambia hacia otra realidad. Su posición de poder, tal y como comentas, es otro factor importante.Creo que se puede (y/o se debe) cambiar sin tener que pasar por ciertos males, sobre todo algunos que directamente son trampa tanto en comunicación como en marketing (p,e, compra de seguidores). Saludos!

  3. David, me ha parecido muy acertado tu post. Si me permites mi opinión, me gustaría expresar que uno de los mayores problemas que le veo a Twitter y que no me ha parecido verlo mencionado, y que para mi puede ser el origen de la decadencia, es el tema de los tuits patrocinados “encubiertos”.Yo sigo a alguna gran cuenta donde se nota claramente esta publicidad pagada. Se trata de disimular, pero al final captas que no es su mensaje habitual. Tampoco digo que esté en contra totalmente, sinceramente no tengo una opinión formada sobre ello, pero si al final terminas viendo en el timeline publicidad subliminal (o no tan subliminal), creo que terminaremos viendo el declive de la herramienta como tal.

  4. Hola Sergio, estoy de acuerdo contigo, sólo lo menciono de pasada en el penúltimo párrafo (Lo de tweets patrocinados sin declararlos como tales) pero como bien dices se merece un post (O un libro) entero o al menos destacarlo bastante más. De UK vienen noticias sobre ese tema, y parece que se toman más en serio, como el caso de Wayne Rooney y otros de publicidad encubierta de famosos (y no tan famosos). Saludos!

  5. Pingback: ¿Hacia dónde va Twitter? | DavidJGB

  6. Pingback: ¿Qué está ocurriendo en Twitter? | DavidJGB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s