3 reflexiones sobre el post “I quit Twitter for a month and…”

Si no habéis leído el postI quit Twitter for a month and it completely changed my thinking about mostly everythingrecomiendo que lo hagáis con calma. Es una reflexión profunda de quien ha usado Twitter a nivel personal y profesional desde 2006, así que creo que sabe de lo que habla.

Tras su lectura hay 3 reflexiones que quiero compartir como respuesta/continuación a ese post (insisto, merece la pena leerlo). Creo que los problemas que apunta el autor se originan en 3 cuestiones:

  1. ¿Es Twitter una red social?
  2. El efecto 1 contra 1.000
  3. El personal branding

1.-          ¿Es Twitter una red social o de contenidos?
Twitter provoca ansiedad y sensación de incapacidad sobre todo por la excesiva rapidez y el elevado número de mensajes que se recibe. Pero este hecho se limita mucho si aceptas esta máxima: tus following/followers no son exactamente relaciones sociales estables, son generadores de inputs.

Esto no quiere decir que no puedas socializar desde Twitter, pero no pierdas el foco: Twitter es ante todo una red de contenidos. Considerar que es una red social es como pensar que en un convite de 500 asistentes debes bailar y brindar con todos: es un grave error. “Socializar” es interactuar y compartir de manera real y personal: seguir/ser seguido en Twitter no es ni el comienzo de eso (y menos desde IFTTT).

Si aceptamos el número de Dunbar entonces Twitter, como red social, directamente se derrumba (Sobre el número Dunbar en Wikipedia). Es imposible manejar Twitter como red social pura dado que supera nuestra capacidad. Da igual las herramientas de SocialCRM que tengas a tu disposición, siempre será algo impersonal o inabarcable como red social si tu comunidad pasa de una determinada cantidad de miembros. Y aún así hay quien insiste en los DM automáticos.

Personalmente siempre recomiendo tener una lista privada en Twitter de no más de 100 personas (bueno, 120 perfiles máximo para ultratuiteros). Esa lista será tu mini red social de Twitter y contiene aquellas personas con las que empatizas y/o las que conoces fuera de la propia red. Con esta lista podrás separar los contenidos de tu actividad social y no te sentirás arrollado por la propia red cuando quieras desconectar o simplemente usar la parte social de Twitter.

Como red de contenidos Twitter es aún más interesante. Al cuidar de tu comunidad recibes mucho más a cambio, y para ello sólo hay una serie de reglas basadas en el respeto, la sinceridad y grandes dosis de sentido común.

2.-          El efecto 1 contra 1.000
Muchas veces al acceder a una red social nos enfrentamos a ella dotándole de personalidad propia: “soy yo frente a la comunidad”. No nos comparamos con los individuos de la red sino que lo hacemos con toda la red a un tiempo, y hacer eso es una fuente de frustración.

Digamos que recibimos 1.000 impactos positivos de terceros a los que sólo podemos responder una vez, haciendo que nos sintamos menores. Esto se evita si comprendemos que estamos ante un todo, y no ante una parte equivalente. Por muy poca empatía que se tenga te verás afectado de manera constante, a unos niveles difíciles de soportar, si no fragmentas toda la información que recibes. Recuerda que no estás frente a la red, sino dentro de ella… Tú también eres parte de “ese muro” que tanto te impresiona.

Es importante que al interactuar en redes sociales no lo hagamos bajo un concepto global, sino de manera individual. Esto elimina la conveniencia del personal branding, que es el siguiente punto de reflexión: la desnaturalización de las personas.

3.-          Personal Branding
Tengo un post sobre por qué creo que es un gravísimo error, así que no me extenderé mucho. Si quieres leerlo está aquí: El persona branding, un camino equivocado.

El personal branding es pura ingeniería social, no tiene nada que ver con el prestigio y la reputación. Las marcas se afanan en imitar a las personas para ganar autenticidad mientras otros se empeñan en hacer justo lo contrario para acabar siendo artificiales. Este “nuevo mantra” va en contra de la naturaleza de las redes sociales: poner en contacto a las personas. Hay dos ideas de ese post que sí que voy a recordar aquí:

  • Las marcas no son creíbles por la artificialidad de sus técnicas pero el personal branding quiere copiarlas y usar un modelo parcialmente fallido.
  • El personal branding es matar el Cluetrain. El personal branding es vender, no compartir.

Las redes sociales son plataformas para el conocimiento, no catapultas sociales para el enriquecimiento. O al menos, así prefiero que sean, pese a que leyendo mis redes sociales veo que mi postura no es precisamente la más popular (ni tiene por qué serlo).

Resumen
Entiendo perfectamente la sensación del autor, sobre todo sobre el punto de interrupciones constantes que provocan las redes sociales y el email. Hay que saber acotar nuestra presencia y actividad en las redes sociales, llevándola a un terreno más natural y cercano al propio motivo del nacimiento de las redes sociales.

Nunca olvidéis por qué os metisteis en una red social, probablemente esa fue la mejor idea y luego os dejasteis llevar.

Anuncios

Un pensamiento en “3 reflexiones sobre el post “I quit Twitter for a month and…”

  1. Pingback: Pensamiento sin interrupciones | derrotero · net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s