El palitroque de la máquina de café y los profesionales del marketing

Coffee Smiley Face! By Ballistik Coffee Boy

Coffee Smiley Face! De Ballistik Coffee Boy

La semana pasada no me cayó palitroque en el café de máquina de la oficina. Sí, es uno de esos dramas cotidianos que marcan el carácter.

El caso es que me pregunté ¿cómo reaccionarían el resto de profesionales del marketing? ¿Qué harían esas personas con las que coincidimos en la oficina o en las redes sociales? Como sé que os castigo con posts demasiado largos esta vez cambiamos de registro. Ésta es mi idea de lo que harían los diversos profesionales del marketing y similares:

Marketero pesimista: pensará “el dios del café me odia… o el de la robótica industrial: probablemente ambos”.

Marketero pesimista incontrolado: grita “Por dios! Tú no!” tira el café al suelo y se marcha airado a casa.

Marketero optimista: podrá degustar el café subiendo la intensidad del dulzor según lo consume. Esto crea condiciones para una mejor selección de nivel de azúcar en el futuro.

El CMO: reúne a su equipo y pide un briefing sin aportarles datos sobre el café, hora, precio, zona urbana de la oficina, tipo de máquina estropeada o segmento del usuario tipo del palitroque. Y lo quiere para ya…

Cliente de agencia de comunicación: exige el palitroque aunque quiera el café sin azúcar, de lo contrario no dará el visto bueno.

Responsable de Branding: lo importante no es la ausencia del palitroque, sino saber por qué quería café. ¿Querría realmente un café o un té? ¿Por qué no bajó con el resto de sus compañeros al bar? ¿Está solo? ¿No es popular? ¿Qué experiencia puede satisfacer nuestra marca? ¿En qué piensa mientras remueve el café? Esas son las cuestiones relevantes.

Profesional del SEO: palitroque no es la palabra adecuada. Palito, en cambio, puede generar mas leads y conversiones. De cualquier manera es preocupante que hasta el palito ahora sea ‘not provided’.

Experto en SEM: pondría un post-it en el que vende palitos en caso de que a otro usuario le vuelva a ocurrir.

Content Strategist: escribe un post sobre el café y sus implicaciones sociales, publica una foto de la espuma en instagram, sube un vídeo en Vine sobre la caída al vacío del palitroque, tuitea el sabor percibido del café a cada sorbo según se acerca al azúcar del fondo y desarrolla una App sobre el consumo de azúcar diario de los alimentos ingeridos. Igualmente, prepara una serie de entrevistas a compañeros de la oficina a los que les haya pasado lo mismo.

Experto en Facebook: al probarlo pensaría “Me gusta” y añadirá al técnico de reparación de la máquina a sus amigos para tener más de 1.500.

Experto en analítica web: analizaría las tendencia de palmitos omitidos en la ultima semana, con medias móviles con respecto a la maquina de su anterior trabajo.

Experto en Marca Personal: le contaría a todo el mundo que él es el único capaz de provocar que eso ocurra. Probablemente abra un grupo en LinkedIn sobre el tema.

Marketero novato: tuitea a la empresa propietaria de la maquina amenazando con echarle encima a sus followers. Se coordina con sus amigos.

Marketero senior: tuitea a la empresa propietaria de la maquina amenazando con echarle encima a sus followers. Se coordina con sus amigos, pero ellos pasan.

Marketero experimentado próximo a la jubilación: mueve el café con el dedo.

Marketero Multinivel: le apasiona los palitroques y te va a enseñar a ganar dinero con ese problema.

Marketero del followback team: le ha pasado lo mismo, y si le sigues promete que le volverá a pasar.

Marketero Coah: se dirá a sí mismo que “este pequeño desafío te hará crecer como individuo en un jardín descuidado cuya alma sigue esperando una gota de deseo en la grande y bella jardinera que es el mundo. Reflexiona y valora el aprendizaje, hoy has crecido como persona, como profesional y como gestor de dulcificante de infusiones”. Es probable que escriba un ebook y alguien lo compre.

Marketero emprendedor: diseña una solapa desplegable en el exterior del vaso. Ahora el proceso de fabricación del vaso y el palo es único, lo que ahorra costes y elimina la necesidad del deposito de palitos en la maquinaria. Igualmente se minoran los costes asociados a su adquisición y mantenimiento, reduciendo en un 5% su índice de averías (Si alguien lo patenta quiero mi parte).

Marketero freelance: no tiene maquina en su casa, pero si le pasara sabría sobreponerse y usarlo como una ventaja competitiva. De cualquier manera pasará un presupuesto de palitroques de reserva y Hacienda le retendrá un 25% de su azúcar.

Community Manager cinéfilo: observa que el palito está en el suelo, pero no se agacha a por él por que sabe que al subir tendrá al asesino a su espalda.

Troll: estaba en la maquina de Coca Colas, pero aprovechó la concurrencia de la maquina de café para provocar follón. No bebe café… ni Coca Cola.

Gurú: eso nunca le pasaría a un gurú… y mucho menos mientras ‘no automatiza posts’.

¿Y a ti? ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Eres alguno de los anteriores?

Anuncios

2 pensamientos en “El palitroque de la máquina de café y los profesionales del marketing

  1. Muy completito el repertorio! Yo conozco un profesional Diseñador/práctico que lleva un lápiz siempre en bolsillo de su camisa para casos de emergencia, léase “ausencia de palitroque en máquina de café”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s