6 recetas realmente extrañas de IFTTT

If This Then That

If This Then That

IFTTT es una fuente de sorpresas, hay miles de automatismo (llamados “recetas”) que sirven para múltiples aplicaciones y programas. Para quien no lo conozca, IFTTT es un servicio que te permite establecer automatismos de manera sencilla. Con IFTTT podemos hacer tareas cotidianas que a veces se olvidan, posponemos o simplemente nos roban demasiado tiempo. Hay recetas para detectar correo importante y/o reenviarlo, generar alertas, rutinas para GTD, guardar copia de fotos, tener backup de tu Facebook o hacerte pasar por gurú y enviar tweets cada 17 minutos.

Cuando paseas por su “recetario” es imposible no encontrar alguna función que no se ajuste a gran parte de las tareas que haces en tu día a día. Recomiendo visitar la sección de automatismos de las apps que uses normalmente (Google Reader, Gmail, Facebook, Flickr, Instagram, etc.) y descubrirás que el día puede tener 27 horas.

Para que os sirva de comburente y estimule vuestra imaginación os presento las 6 recetas más raras que he encontrado en IFTTT. Seguro que hay más… si las conoces compártelas con nosotros en este post, prometo visitarlas. A través de ellas seguro que se te ocurren otras recetas adaptadas a tus necesidades.

1.-  Envíame un SMS en caso de que el CDC reporte una invasión Zombie
https://ifttt.com/recipes/48155
Entiendo que esta receta vale tanto para los zombies apocalípticos como para los que son sólo una amenaza local. Pensad en este automatismo para plagas, terremotos, o alertas de subvenciones, programas, concursos públicas, etc. También puedes generar una alerta para cuando una búsqueda en fuentes RSS arroja determinados resultados, y eso sí que es interesante.

2.-  Escribir “a mamá” un par de veces a la semana, y enviarle una foto de flickr
https://ifttt.com/recipes/52064 + https://ifttt.com/recipes/52065
Creo que hay que tener el alma muy curtida para automatizar a una madre, pero combinar recetas es otra de las posibilidades que IFTTT ofrece. Acumulando recetas la flexibilidad de los automatismos es increíble.

3.-  Simula tener una novia/novio que te llame
https://ifttt.com/recipes/18916
Esta receta te permite simular tener pareja, en concreto una pareja de las que llama de manera constante. Yo no le veo la utilidad  salvo que cuando rompan se repartan los regalos y no riñan por sus amigos de Facebook. Además pienso que confesar a tus amigos que sales con un automatismo debe ser socialmente complejo. Me parece más soft esta receta para recibir una llamada en caso de que envíes un determinado SMS, pero la idea es similar https://ifttt.com/recipes/12269 

4.-  Recuerda cuando tuviste sexo y anota los detalles en el calendario
https://ifttt.com/recipes/71953
Sin comentarios… Sinceramente, he escrito cerca de 20 descripciones de este automatismo y he tenido que borrarlas todas. Solo diré que en la receta dice “Used 1 time”.

5.-  Publica en Facebook “Que la fuerza te acompañe” el día del aniversario de Stars Wars
https://ifttt.com/recipes/33613
No entiendo como es posible que te acuerdes de hacer este automatismo y que a la vez necesites activarlo para no olvidarte. Si es tan crítico en tu vida deberías hacerlo manualmente y “honrar a la fuerza”. Pero algo tan obvio se aplica a tus redes sociales, algunas cuestiones importante pueden ser olvidadas. Informes, visitas, alertas de caducidad de períodos de prueba…. hay mucha utilidades para una alerta en un plazo fijo.

6.- Cóctel de recetas para cumplir tu “new year resolution”
http://www.geeksugar.com/Best-IFTTT-Recipes-Losing-Weight-26567233 
Con imaginación se pueden automatizar programas enteros que giren sobre un objetivo, esa es la idea de IFTTT. Este post reúne recetas de IFTTT para cumplir con la resolución de año nuevo: “adelgazar”.

Obviamente, este no es el post más serio que he escrito. El caso es que mi propuesta es mostrar, con ejemplos directos y sencillos, cómo las recetas de IFTTT pueden ser la solución a gran parte de las pérdidas de tiempo y olvidos. Uno de los graves problemas que plantean es que una vez en marcha pueden ejecutarse en el peor momento, por ejemplo en medio de una crisis social, cuando es inoportuno, etc.

¡Suerte al cocinar tus recetas! Y recuerda que son para ayudarte, no para sustituirte en la conversación social.

Como usar el efecto Fast Feed en redes sociales… y por qué no hacerlo.

¿Has visto esos Gurús que tuitean cientos de noticias treméndamente interesantes? Seguro que conoces a unos cuantos: dicen que son expertos en social media o curadores de contenidos, otros más modestos alegan ser gurús y te ofrecen su canal de noticias especializado. Envían más de 50 tweets al día (días de 24 horas por cierto), tiene varios miles de seguidores y siguen a otros tantos miles de manera sospechosamente equilibrada. Si no te suena esta figura del socialmedia será porque no te han seguido unas 4 ó 5 veces, hasta que les de vuelves el follow en Twitter o les bloqueas.

¿Qué es el fast feed? (Yo lo llamo así). Básicamente consiste en exagerar una técnica sencilla de twitter: cadencia y exposición. Se trata sobre todo de tuiteros que han descubierto que si eres regular, constante y continuo ganas más followers al multiplicar tu exposición en los TimeLine de otros. Si a eso añades la rara costumbre que tenemos los tuiteros de devolver el follow pues tenemos el truco más sencillo del mundo. Más de 100 tweets al día desde un Feed con automatismos te permite crear una autopista de contenidos: un fast feed.

¿Qué necesitas para tener tu propio Fast Feed? Hay muchas maneras, pero con estos 4 servicios puedes convertirte en un motor de noticias y potenciar tu personal branding (ironía modo ON):

1.- Twitter, Facebook, Linkedin: elige la que quieras, todas o sus combinaciones. Esto funciona sobre todo en Twitter. Las redes serán tu emisor.

2.- Google Reader: suscríbete vía RSS a todo tipo de blogs y portales relacionados con el contenido que quieras, organiza las carpetas y crea una buena base de datos de inputs. Google Reader será tu contenido.

3.- Buffer: Te das de alta, conectas tus redes y en Buffer irás almacenando tweets / posts para que se publiquen a las horas que mejor estimes. Algunos lo hacen cada 15 minutos, directamente y sin complejos. Buffer será tu Community Manager.

4.- IFTTT: Usas una “receta” o automatismo (por ejemplo la receta siguiente, aunque hay muchas: https://ifttt.com/recipes/8500) para que cuando le des una estrella a una noticia de Google Reader se añada a la cola de publicación de Buffer. IFTTT será tu esclavo… tu sudor.

Bola extra: Si añades Pocket a tu IFTTT puedes crear un RSS de las noticias marcadas con estrella y enviarlo a tu blog. Pocket crea un RSS de tus artículos sin leer, de manera que creas tu propio canal RSS sin necesidad de apps complejas. Esta será tu  bola extra.

Y ya está: sin leer una sola noticia y en unos 10 minutos eres capaz de publicar cerca de 50/100 titulares en, por ejemplo, 3 redes al día (150 impactos). Jugando con las “etiquetas” de Google Reader y las recetas puedes variar la cadencia  en diferentes redes.

¿Cómo funciona en la práctica? Según vayas leyendo tu Google Reader vas marcando favoritos, y estos se envían de manera automática a IFTTT, que los pone en cola de publicación de Buffer, el cual los enviará a las redes sociales…. Y al final de esta cadena alimenticia estamos tú y yo… leyendo.

No lo recomiendo por que no es conversación, y claramente alguien que publica 150 noticias al día no las ha leído ni las ha curado. Entiendo además que no nos siguen por ninguna otra razón que no sea poder vendernos algo más adelante o meter sus propios contenidos  en su streaming de novedades o… fast feed. Antes no me molestaba, pero cuando te siguen por 5ª vez en twitter comienzo a sentirme “usable”.

IFTTT, Google Reader y Buffer son grandes herramientas: yo las uso y las recomiendo. Pero las uso para conversar mejor, saber más y conocer otros puntos de opinión. IFTTT te ayuda mucho a tener alertas, copias, backups, y hasta a replicar contenidos entre redes/blogs en determinadas ocasiones. El problema no es la herramienta sino pensar que el follower es una presa.

¿Son las promociones de Facebook el cebo o el banquete?

Últimamente se ven muchas noticias sobre el fin de Facebook, y algunos datos apuntan al cansancio o agotamiento de su modelo. En julio 2012 se publicaba que en España el 34% de los usuarios pasa menos de tiempo que antes. Probablemente como consecuencia de esto Facebook había perdido dos millones de usuarios en un año (España – 2012).

No creo en Facebook, o al menos no mucho. Y no creo en Facebook hasta el punto de haberme dado de baja hace casi dos años por una sencilla razón: obtenía menos de lo que entregaba (ROI negativo). En algunos casos me ha costado mucho convencer a determinados decisores de que su estrategia no entraba en Facebook (Sobre todo B2B). Creo que algunos comienzan a entenderlo ahora, aunque siempre hay quien dice “Es que son 1.000 millones de…..”.

Facebook nace como plataforma en la que estar en contacto con amigos y conocidos: cualquier cosa que se salga de esto es difícil de conseguir. No digo que sea imposible otro objetivo, pero desde luego no es para todas las empresas/marcas. Debemos entender la propia naturaleza de Facebook: las páginas de empresa no son la razón de ser de la red, sino su método de monetizar. Así lo veo desde hace mucho tiempo, aunque ahora sea trendy. Hemos pretendido crear un ecosistema a costa de sus habitantes (las personas) y creo que empezamos a vislumbrar las consecuencias de este modelo.

Además de los fríos datos algunos profesionales hablan de falta de engagement, abandono de cuentas empresariales, anuncios que no funcionan: dicen que Facebook se enfría. Hay una frase que me encanta (no es mía) sobre el abuso de determinadas prácticas “las promociones no son el cebo: son el banquete”.

A día de hoy las promociones y el contenido reciclado han sido la respuesta invariable de quienes no han podido encontrar la manera de conectar con su comunidad. Pero el hecho de que las promociones sean cebo o banquete responde más a la habilidad de la marca que al modelo de red social. Ofrecer descuentos para ganar clientes implica que te dirijas a nuevas comunidades, si no, sólo rebajas tu margen de beneficios.

Parece obvio, pero hay quien persigue ampliar su comunidad ofreciendo descuentos a su actual base de clientes. Es obvio, como lo es que debas tener claro para qué abres tu página de Facebook. Y hoy existen miles de cuentas abandonadas por no saber qué hacer con ellas. Personalmente siempre he pensado que Facebook no es exactamente tu comunidad, sino que son tus pre-engaged (tu base de clientes) y en algunos casos se suman cazadores de chollos/cupones que silencian los posts de las marcas una vez han conseguido su beneficio. En cierto sentido, me recuerda mucho a la subvención de teléfonos móviles por parte de las operadoras: un arma de doble filo.

Esto lo veis a diario en los muros de Facebook: hay quien confunde los KPIs con el ROI. Puede que aumentes tu rendimiento (followers, comentarios) pero no tu retorno. ¿Cómo evitar convertir el cebo en banquete? Pues añadiendo al final de tu embudo algún tipo de métrica que no sean KPIs. Y por lo que veo gran parte de los muros de Facebook por ahora se limitan a apilar followers y bombardearles de nuevo con más promociones en modo scroll infinito.

Creo que parte del cansancio de Facebook se debe a 2 cuestiones;

  • Agotamiento del usuario de Facebook. Privacidad, uso desmedido, complejidad social, mercantilización de su intimidad, etc.
  • Bombardeo de marcas y empresas (y ahora el personal branding): aquí la culpa es de quienes sólo miden sus KPIs y, como en la película de “El Tesoro de Sierra Madre”, siempre quieren más y más, justificándose a sí mismos (o ante sus clientes) a través del aparente aumento de su comunidad.

No suelo recomendar nada que no me haya satisfecho previamente y en mi caso Facebook dio un ROI negativo. Eso no quiere decir que no debas considerar Facebook en tu estrategia social, pero desde luego tampoco debes aceptarlo porque sí.

Sobre todo: no confundas el cebo con el banquete. Mide, evalúa y si ves que no sales ganando busca otras opciones, el coste de oportunidad de Facebook puede ser muy alto.