Como usar el efecto Fast Feed en redes sociales… y por qué no hacerlo.

¿Has visto esos Gurús que tuitean cientos de noticias treméndamente interesantes? Seguro que conoces a unos cuantos: dicen que son expertos en social media o curadores de contenidos, otros más modestos alegan ser gurús y te ofrecen su canal de noticias especializado. Envían más de 50 tweets al día (días de 24 horas por cierto), tiene varios miles de seguidores y siguen a otros tantos miles de manera sospechosamente equilibrada. Si no te suena esta figura del socialmedia será porque no te han seguido unas 4 ó 5 veces, hasta que les de vuelves el follow en Twitter o les bloqueas.

¿Qué es el fast feed? (Yo lo llamo así). Básicamente consiste en exagerar una técnica sencilla de twitter: cadencia y exposición. Se trata sobre todo de tuiteros que han descubierto que si eres regular, constante y continuo ganas más followers al multiplicar tu exposición en los TimeLine de otros. Si a eso añades la rara costumbre que tenemos los tuiteros de devolver el follow pues tenemos el truco más sencillo del mundo. Más de 100 tweets al día desde un Feed con automatismos te permite crear una autopista de contenidos: un fast feed.

¿Qué necesitas para tener tu propio Fast Feed? Hay muchas maneras, pero con estos 4 servicios puedes convertirte en un motor de noticias y potenciar tu personal branding (ironía modo ON):

1.- Twitter, Facebook, Linkedin: elige la que quieras, todas o sus combinaciones. Esto funciona sobre todo en Twitter. Las redes serán tu emisor.

2.- Google Reader: suscríbete vía RSS a todo tipo de blogs y portales relacionados con el contenido que quieras, organiza las carpetas y crea una buena base de datos de inputs. Google Reader será tu contenido.

3.- Buffer: Te das de alta, conectas tus redes y en Buffer irás almacenando tweets / posts para que se publiquen a las horas que mejor estimes. Algunos lo hacen cada 15 minutos, directamente y sin complejos. Buffer será tu Community Manager.

4.- IFTTT: Usas una “receta” o automatismo (por ejemplo la receta siguiente, aunque hay muchas: https://ifttt.com/recipes/8500) para que cuando le des una estrella a una noticia de Google Reader se añada a la cola de publicación de Buffer. IFTTT será tu esclavo… tu sudor.

Bola extra: Si añades Pocket a tu IFTTT puedes crear un RSS de las noticias marcadas con estrella y enviarlo a tu blog. Pocket crea un RSS de tus artículos sin leer, de manera que creas tu propio canal RSS sin necesidad de apps complejas. Esta será tu  bola extra.

Y ya está: sin leer una sola noticia y en unos 10 minutos eres capaz de publicar cerca de 50/100 titulares en, por ejemplo, 3 redes al día (150 impactos). Jugando con las “etiquetas” de Google Reader y las recetas puedes variar la cadencia  en diferentes redes.

¿Cómo funciona en la práctica? Según vayas leyendo tu Google Reader vas marcando favoritos, y estos se envían de manera automática a IFTTT, que los pone en cola de publicación de Buffer, el cual los enviará a las redes sociales…. Y al final de esta cadena alimenticia estamos tú y yo… leyendo.

No lo recomiendo por que no es conversación, y claramente alguien que publica 150 noticias al día no las ha leído ni las ha curado. Entiendo además que no nos siguen por ninguna otra razón que no sea poder vendernos algo más adelante o meter sus propios contenidos  en su streaming de novedades o… fast feed. Antes no me molestaba, pero cuando te siguen por 5ª vez en twitter comienzo a sentirme “usable”.

IFTTT, Google Reader y Buffer son grandes herramientas: yo las uso y las recomiendo. Pero las uso para conversar mejor, saber más y conocer otros puntos de opinión. IFTTT te ayuda mucho a tener alertas, copias, backups, y hasta a replicar contenidos entre redes/blogs en determinadas ocasiones. El problema no es la herramienta sino pensar que el follower es una presa.

30 pasos sencillos para mejorar tu perfil de linkedin

Según los objetivos que te hayas marcado, algunos de estos 30 pasos te parecerán más o menos útiles e incluso obvios, pero cuestiones como: no poner la foto adecuada (o no subir ninguna); ser opaco en una red diseñada para exhibirte; redactar como si fuese un informe; o no aprovechar las herramientas disponibles, me llevan a proponer estos sencillos pasos en LinkedIn.

Si te inicias en LinkedIn esta lista te será útil. Si ya tienes experiencia y me estás leyendo, seguro que querrás añadir muchas cosas.

TU CONTENIDO ERES TÚ:

1. Cuida bien lo que dices de ti mismo, pero también cómo lo dices: te puede leer gente que no te conoce. No des las cosas por sobreentendidas ni seas ambiguo con el tono, dado que desconoces el contexto sociocultural en el que te puedan leer.
2. Nunca uses mayúsculas: equivale a gritar, y puede mostrar una excesiva egolatría, según donde las utilices.
3. Describe tu trayectoria profesional en bulletpoints: se claro, conciso y directo, estás en internet (o en un móvil!) así que no te adornes.
4. Pon una foto seria, o al menos acorde a tu perfil y a la imagen que quieras proyectar.
5. Personaliza el link a tu perfil: si no parecerá que eres descuidado (o que no sabes hacerlo).
6. Rellena sobre todo tu experiencia y tu educación principal: enfócate en los temas relacionados con la imagen que quieras proyectar; licenciatura, máster, doctorado, especialización, FP, etc.
7. Descríbete como persona: hazlo de manera breve y usa párrafos en vez de bulletpoints. Recuerda que esta es tu parte más “soft”, no se trata de la lista de funciones del nuevo gadget adquirido.
8. Abre tus contactos: no permitir que alguien vea tus contactos muestra que estás en LinkedIn para coleccionar nombres, así que no esperes ningún tipo de favor ni interacción sincera.
9. Permite que sea visible tu perfil cuando visitas el de alguien: a cambio podrás ver quién te ha buscado a ti, y habrás hecho una “llamada de atención” al dejar constancia de tu visita.
10. Ponte unas normas sobre con quiénes quieres conectar, dado que definirá tu actitud y las herramientas necesarias. ¿Por ejemplo? Si no quieres desconocidos en tu red, no publiques tu perfil en Twitter… Créeme, hay gente que lo hace.

 

CONECTAR, CONECTAR Y CONECTAR, QUE YA TIENES TU PERFIL NIQUELADO:
11. Busca primero entre tus contactos “reales” más próximos: tanto los personales y como los profesionales. Tú eres el que acaba de llegar, así que nadie sabe que “estás en la sala”.
12. Agrega a tus compañeros de trabajo: colaboradores en proyectos, proveedores, etc., me temo que son/somos “clientes cautivos”.
13. Luego examina los contactos de tu incipiente red: es muy probable que conozcas a muchos de ellos, dado que siguen siendo los más cercanos a ti.
14. Busca empleados dentro de las empresas en las que has trabajado: no sólo es seguro que podrás ampliar tu agenda, si no que dentro de su red descubrirás contactos comunes a ti en muchos casos. Deja búsquedas guardadas, que evolucionen con el tiempo.
15. No seas tímido: hay auténticos “coleccionistas” de contactos, así que estarán encantados de que les pidas añadirles a tu red. Busca bien en las redes “de segundo grado”.
16. Se paciente: que empieces con 10 contactos no significa que sólo hayas conocido a 10 personas en toda tu carrera profesional.
17. Incluye el icono y la dirección personalizada de LinkedIn en el pie de tu mail profesional, y si puedes, en tu tarjeta de visita.
18. Incluye links a tus otras redes: Twitter, Blog, Flickr o Facebook y sobre todo personalízalos para que se sepa hacia donde apuntan. Este tipo de links te humanizan y te contextualizan más allá de tu cargo/ocupación. ¡Pero cuida los contenidos que publiques en estas redes!
19. No incluyas los links de tu empresa: se trata de tu perfil, las empresas ya tienen sus propios espacios.
20. Esto no es Facebook: es el equivalente a entregar una tarjeta de visita (así de sencillo) así que no seas tímido, pero tampoco seas indiscriminado.

 

SÁCALE JUGO, MEJORA TU REPUTACIÓN:
21. Sube en la lista! La mejor manera es integrar Twitter. Esto desbordará a aquellos contactos que tengan la red más pequeña, pero te mantendrá en el tope de la lista de aquellos contactos con la red más extensa, que suelen ser los más interesantes para tu proyección.
22. Usa las herramientas de Linkedin: Perfil en otros idiomas, SlideShare, DropBox, Eventos, etc. Permiten aportar contenidos interesantes a tu perfil, y sobre todo renovar contenidos de manera automática.
23. Pide recomendaciones: mejor de personas responsables de tu carrera que de quienes dependan de ti.
24. No caigas en la tentación de cruzar recomendaciones (tú me recomiendas | yo te recomiendo): eso habla muy mal de los dos implicados.
25. Busca grupos, y participa en ellos de manera activa y positiva para el grupo: sigue a personas y empresas, y participa aportando conocimiento a la red. Pasado un tiempo el valor que aportes te será devuelto, pero no suele funcionar al revés.
26. Selecciona preguntas de tu área de experiencia, y respóndelas: márcate el número de preguntas que quieres resolver cada semana/mes. Ponte objetivos o dejarás de hacerlo al poco tiempo.
27. Desvirtualízate: si los grupos proponen eventos para encontrarse de manera informal acude a la cita. En realidad quedan para conocerse, así que no seas tímido.
28. Automatízate: después de cada reunión que mantengas, busca a los participantes en LinkedIn.

 

2 ÚLTIMOS CONSEJOS:
29. Decide, antes de actuar, qué estrategia y objetivos tienes: LinkedIn puede ser un curriculum online, un punto de contacto, una manera de conocer gente, o el centro impulsor de tu proyección social. Para cada objetivo hay una actitud, que debe ser coherente y constante.
30.  Esto es internet, y además una red profesional: no te escondas, pero adapta tu lenguaje y manera de ser al medio en el que estás.
Post publicado originalmente en: http://davidjgb.posterous.com/

Links! Links! Links! Qué obsesión! ¿Qué tal un poco de Branding en LinkedIn?

Primero: ¿es LinkedIn una red social?

Hace pocos días, en una entrevista publicada en TreceBits, Richard George, Director de Relaciones Públicas de LinkedIn en Europa, aseguraba que “LinkedIn no era una red social ni una bolsa de empleo”. Más adelante en la misma entrevista, Richard George definía LinkedIn como una “red profesional”.

El matiz es importante, pero no quiere decir que LinkedIn no sea una red social, ni que las empresas no vean en esta red un buen recurso sobre el que actuar. LinkedIn es un espacio totalmente orientado hacia el ámbito profesional, pero no deja de ser un lugar de encuentro para compartir conocimiento, contenidos y experiencias…  o sea, una red social.

Tan importante es saber qué eres como reconocer lo que no eres. Quiero destacar el mérito de LinkedIn al negarse a caer en términos muy de moda, que quizás considere ¿frívolos?. Pero no olvidemos que las empresas como tales no existen, lo que existe son sus integrantes: trabajadores, gerentes, representantes, portavoces e incluso clientes, etc. En este sentido LinkedIn sí es un buen lugar en el que desarrollar políticas de Branding, dado que lo conforman profesionales de todo tipo.

LinkedIn, un lugar en el que hacer ¿Branding?

Links! Links! Links! Es casi una obsesión mencionar los leads, hablar de ROIs, ilustrar embudos y venerar links. ¡No sólo de links vive el hombre! De LinkedIn no esperes un ingente tráfico web, que para eso tienes otras herramientas (Twitter por ejemplo!?).

Cada red tiene sus propias virtudes, y las de LinkedIn radican en los profesionales, así que si vas a actuar en LinekdIn debes centrarte en ese punto. Aunque algunos Community Managers y usuarios tienen sus dudas sobre el hecho de que las empresas actúen con perfiles corporativos en LinkedIn, sí veo positivo actuar mediante perfiles oficiales. Se debe, además, animar a los empleados de las empresas a que participen de manera libre, abierta y activa en beneficio de su empresa y de ellos mismos. Actuar mediante perfiles oficiales tiene, a mi juicio, mayores ventajas que desventajas.

En una ocasión oí o leí? a Gonzalez Brujó, Consejero Delegado de Interbrand, decir que  “La marca es el puente entre la compañía, sus productos y servicios y sus públicos”. No se me ocurre mejor definición, pero no olvidemos que el arquitecto de ese puente es su público y no la empresa. Yo (público) recreo la marca y determino lo que significa para mí, yo defino mi propia experiencia de marca, y yo construyo ese puente aunque la empresa me preste los ladrillos.

Una excelente manera de hacer branding es dejar patente el hecho de que tus empleados son excelentes profesionales. Es un concepto muy duradero y que además se puede comprobar mediante su trayectoria, formación y su actividad. Por otro lado, no hay mejor recomendador de una marca que un empleado contento… ojo, y viceversa. Ver el artículo de Marketin Directo sobre este punto

¿Y cómo mido mi éxito? El branding no era…. ¿humo?

Se suele decir que “lo que no va a la cuenta de resultados, es branding”. Seguramente no es tarea fácil medir el concepto branding y su ROI. Pero sí que es posible medir la intensidad de tus impactos, las reacciones que causan, los recursos que consumen así como a que grupos se dirigen. En LinkedIn existe un predominio del branding personal o promoción social (ego!), así que aprovecha, alimenta y promueve el deseo de notoriedad de algunos en tu propio beneficio, si todos ganamos el acuerdo es muy positivo.

De lo que sí que puedes disponer en LinkedIn es de métrica para la eficacia de tu actividad de branding: grupos, actividad en los mismos, número de miembros, respuestas y su calificación, contactos nuevos y espontáneos, eventos, descargas de información de las aplicaciones, recomendaciones obtenidas y reacciones en otras redes en las que la marca esté presente.

LinkedIn es una excelente plaza en la que mostrar marca a los profesionales de tu sector y a aquellos sectores conectados. Preguntas y respuestas, debates,  referencias, recomendaciones. En LinkedIn todo gira sobre la excelencia, conocimiento y profesionalidad de las personas, y esos conceptos pueden pivotar alrededor de tu marca.

Post publicado originalmente en: http://davidjgb.posterous.com/