La métrica y el peligro de no ver más allá de los números

Los números, esos bichos cegadores

Los números, esos bichos cegadores

Está claro: gracias a que todo es medible en redes sociales, la analítica web, y sobre todo esos informes tan monos que nos envía nuestro Community Manager sabemos exactamente lo que quieren nuestros clientes. Nuestra política de contenidos está perfectamente definida en un PowerPoint que nunca aparece, y sabemos exactamente qué es lo que funciona y qué es lo que nadie lee.

¿Cierto? Bueno, eso es tan cierto como preguntar a los clientes “¿y usted qué quiere?” y pensar que ya estamos enfocados en el cliente. Este planteamiento tienen limitaciones que pueden darnos un buen y corporativo susto. Si nos fiamos demasiado de los fríos datos habrá que lidiar con 2 problemas:

    1. No escuchamos: sólo sumamos y restamos -> Perdemos calidad.
    2. Los clientes podrían necesitar algo que desconocen que existe, o estar equivocados -> Perdemos oportunidades.

No escuchamos, apenas escaneamos

Estamos obsesionados con el número de seguidores, su impacto web, RTs , Likes, Pins, Menciones, Trends. Los hashtags molan, pero se les puede dar la importancia incorrecta.

Estudiar una comunidad no es buscar hashtags. Se trata de percibir las experiencias de personas que hablan abiertamente sobre ello, y es una mina de oro si se presta atención. Si fuera tan sencillo como sumar y restar contactos, likes o RTs entonces IFTTT y otras herramientas de automatización serán sustitutos de la voluntad. Se trata de identificar experiencias personales, no de monitorizar palabras.

Probablemente WhatsApp tenía estudios que decían que 0.89€ era barato, pero para los usuarios de Android la experiencia era la de engaño, estafa o quizás sólo confusión. Nadie discutía el precio, todos hablaban sobre lo que a ellos les suponía tener que pagar. ¿Irracional? Tu comunidad no es C3PO, ya no vendemos productos ni servicios: vendemos sensaciones.

Si sólo observas los valores métricos de algunas palabras se pierden los valores de marca, la subjetividad y la calidad. Oh sí, valorar la calidad está inferida dado que un contenido de calidad se disfruta de una mayor difusión. Eso no es del todo cierto, o sólo lo es si aíslas el valor “calidad”. Si te equivocas con la hora, el canal, el tono o el formato de difusión podría ser una excelente contenido pero como a la chica de Burning habrá que cantarle:  ¿Qué hace un contenido como tú en un canal como éste?

Cada click e interacción es un contacto con nuestra audiencia. Si tu interactividad no contempla lo que busca tu comunidad seguirás teniendo datos de rendimiento, pero no tendrás nada que te avise de que algo falla en la base.

Además, está en la naturaleza humana el deseo de superar un resultado numérico y ser un gurú hasta para abrir botes de pepinillos. Si un contenido interfiere con el espíritu de la marca pero nos permite sumar un numerito en el casillero tendremos la tentación de usarlo, y más en redes sociales. El deseo de acumular dinero del monopoly (si no te aporta nada carece de valor real) será demasiado fuerte.

Los clientes podrían necesitar algo que desconocen

Google Analytics nos muestra el resultado de lo que se lee en nuestros posts, en nuestras páginas o que botones son los más clickados. Pero esos informes no muestran la necesidad de un nuevo contenido, producto o servicio.

Si sólo observas entre A y B nunca probarás C. Quiero decir, el análisis cuando es exclusivamente métrico es un enfoque reactivo: nos dice qué ha pasado con lo que ya existe. Es tan necesario conocer qué ha ocurrido como prescindir de la inercia y pensar de manera más amplia sobre los contenidos.

Probablemente hace años todo mostraba que Symbian era un exitoso SO para móviles y Nokia un líder fuerte. Ese día Apple hizo una presentación sobre iPhone, y marcó un punto en el calendario de muchos fabricantes que les colocaba con 2 años de retraso. Cuando ya era demasiado tarde sus análisis comenzarían a emitir señales.

Personalmente no me imagino esta escena:
Apple – Hola somos de Apple y queríamos saber qué necesita Ud…
Investigado – Oh, vaya, pues un iphone que colme mis deseos aspiracionales sería perfecto, gracias.

¿Ridículo? Cierto, pero es que el enfoque de analítica es muy reactivo y difícilmente te podrán en disposición de crear algo nuevo, romper y tomar la delantera en tu sector. Las métricas funcionan como un puzzle, es difícil crear algo nuevo contando sólo con piezas viejas. No se trata de atacar la analítica, se trata de ir más allá a la hora de plantear una estrategia de contenidos.

Nota: Otra cuestión muy diferente a lo que comento en este post es el Big Data, que sí podría reunir esas condiciones de estudio y evolución o predicción.

Crear marca, contenido estratégico

Cada día competimos por la atención de nuestra comunidad y es importante que aceptemos que nuestro contenido debe estar íntimamente ligado a nuestro posicionamiento de marca. Además, este posicionamiento de marca se debe alinear con la experiencia de usuario que estamos proponiendo a nuestra comunidad.

No todo son números, y si tu responsable de Marketing vale tanto como su presupuesto deberías sumar su salario al presupuesto para aumentar su rendimiento, seguro que sabrá valorarlo. El dashboard es una excelente manera de conocer qué ocurre con los contenidos de tu empresa, pero debe convivir con un estudio y reflexión que vaya más allá y se centre en las experiencias que los usuarios demandan.

Las personas a veces se ponen nostálgicas, y las empresas a veces se deben “poner estratégicas”.

Anuncios

Por qué le llaman engagement cuando quieren decir…

No hay nada mejor que usar el humor para conocer y defendernos del lado menos atractivo de nuestro sector. Esta lista pretende limitar nuestros excesos… o aprovecharlos mejor ¡quién sabe! Sin ánimo de ofender:

Engagement – engatusament.
Comunidad – redil, objetivos, ganao…
Canales sociales – inserte aquí su publicidad.
SEM – anuncios.
SEO – prenuncios.
ROI – AVQP (a ver que pasa).
KPI – KAP (ke a pasado?).
Personal Branding – postureo.
Recomendación – porcentaje o royalty del gurú.
Testar – experimentos (pregaseósicos / agaseósicos).
Funel / Embudo – sistema que, en contraposición al modelo circular, evita que la fuerza centrífuga aleje a los clientes.
BIO – único sitio en el que la marca se sincera contigo.
Foto de perfil – espacio onírico del tuitero; wannabe gráfico.
Post – anuncio.
Curación de contenidos – filtrado selectivo de anuncios.
Distribución capilar / alveolar – Sistema granadero, tocapuertas o AVQP.
Inbound marketing – “Cariño, el pescadero me ha recomendado una receta para ‘esta’ merluza”.
Content marketing – dime algo interesante para pasar a la fase inbound.
Contenido líquido – desparrame; cubata.
Gamificación – procrastinar por culpa del engagement.
Realidad aumentada – modelos y famoseo de baja estofa y operadas/os. Me niego a dar nombres.
Geolocalización – autostalkeo.
Stalkear – interés y observación insana sobre la vida de otros, salvo en el caso de las marcas cuya avaricia justifica dichas actividades.
TrendingTopic – motivo de conversación para quienes prefieren no tener temas propios.
Me gusta – acceso al descuento.
Seguir – acceso al descuento.
Follower – persona que ha accedido al descuento.
Fanboy – persona que desconoce que hay descuentos.
Leer – práctica de ocio del siglo XX (caída en desuso).
Escuchar – acto de recepción de las condiciones de los descuentos.
Monitorizar – autostalkeo y medición posterior.
Coolhunting – buscar cosas que molen, como por ejemplo el coolhunting.
Métrica – Merrorífica, mriste o menebrosa.

#broma? Quiero comprar un mono, pero el SEO dice que se compra y no se venden

Quiero comprar VS quiero vender. Spy vs Spy!

Casi todos los resultados son normales o mejor dicho predecibles, salvo lo del mono.

¿Si hay tanta gente que “quiere comprar un mono” por que no hay tantos que quieren venderlo? ¿Y por qué hay tantos que quieren comprar un mono?

Mono
Vender
Post publicado originalmente en: http://davidjgb.posterous.com/